La psicoterapia ayuda cuando los antidepresivos fallan

Por Kate Kelland                                Imagen
LONDRES (Reuters) – Los pacientes con depresión que no responden a los antidepresivos mejorarían si también reciben terapia cognitiva conductual (TCC).

En el primer estudio a gran escala sobre la efectividad de la TCC junto con los antidepresivos, un equipo británico halló que la combinación funciona cuando los fármacos fallan.

La autora principal, doctora Nicola Wiles, de la Facultad de Medicina Social y Comunitaria de la Universidad de Bristol, en Gran Bretaña, dijo que esto muestra la necesidad de aumentar la disponibilidad de la terapia para los pacientes con depresión.

“Aunque hubo iniciativas en el Reino Unido y en Australia, en el resto del mundo son raras”, indicó.

El equipo de Wiles reunió a 469 adultos británicos que no habían respondido a por lo menos seis semanas de tratamiento con un antidepresivo. En el estudio, 235 pacientes continuaron con el antidepresivo indicado y 234 pacientes recibieron además TCC.

A los seis meses, el 46 por ciento del segundo grupo había mejorado: los síntomas depresivos habían disminuido por lo menos un 50 por ciento, comparado con el 22 por ciento del grupo de comparación, según publica el equipo en la revista médica The Lancet.

Con la TCC, que apunta a modificar conductas y formas de pensar con un psicoterapeuta o un psicólogo entrenado, la remisión de la depresión fue más común y los pacientes tuvieron menos síntomas de ansiedad. A los 12 meses se detectaron efectos similares.

La depresión mayor afecta al 20 por ciento de la población. La Organización Mundial de la Salud predice que para el 2020 competirá con la enfermedad cardíaca por la mayor carga mundial de morbilidad.

Muchos antidepresivos actúan sólo en la mitad de los pacientes, la mitad de las veces, y la industria farmacéutica está trabajando para desarrollar una nueva generación de productos.

El doctor Willem Kuyken, profesor de psicología clínica de la Universidad de Exeter y coautor del estudio, consideró que los resultados demuestran que los médicos y los pacientes deberían mirar más allá de los fármacos.

“Este ensayo aporta más pruebas de que las terapias psicológicas, como la cognitiva, son una ayuda importante y duradera para las personas con depresión”, señaló.

Wiles agregó también que hasta en los países ricos, como Gran Bretaña, donde se acaba de impulsar la inversión en las terapias psicológicas, muchos pacientes que no responden a los antidepresivos todavía no tienen acceso a la TCC intensiva, que incluye entre 12 y 18 sesiones.

La experta dijo que en Estados Unidos apenas un cuarto de las personas con depresión recibió alguna forma de terapia psicológica en el último año.

FUENTE: The Lancet, 2012