Imagen

Un programa informático para vencer la depresión

Un programa informático para vencer la depresión

Anuncios

El café es mejor que los refrescos para reducir el riesgo de depresión.

Imagen

Las bebidas azucaradas se asocian con un mayor riesgo de depresión en los adultos, mientras que el consumo de café está relacionado con un riesgo ligeramente más bajo, según un estudio dado a conocer esta semana y que será presentado en la 65 reunión anual de la Academia Americana de Neurología que se celebrará en San Diego (Estados Unidos), del 16 al 23 de marzo.

“Las bebidas azucaradas, el café y el té se consumen en todo el mundo y pueden tener importantes consecuencias en la salud mental”, afirma el autor del estudio Honglei Chen, de los Institutos Nacionales de Salud en ‘Research Triangle Park’, en Carolina del Norte (Estados Unidos), y miembro de la Academia Americana de Neurología.

El estudio incluyó a 263.925 personas de 50 a 71 años en la inscripción, cuyo consumo de té, ponche de frutas y café se evaluó de 1995 a 1996. Unos diez años más tarde, los investigadores preguntaron a los participantes si habían sido diagnosticados con depresión desde el año 2000 y se registraron un total de 11.311 diagnósticos.

Las personas que bebían más de cuatro latas o vasos de refrescos por día eran un 30 por ciento más propensos a desarrollar depresión que los que no bebían refrescos, mientras que los que ingerían cuatro latas de jugo de frutas por día eran un 38 por ciento más propensos a desarrollar depresión que los que no bebían bebidas endulzadas.

Las personas que consumían cuatro tazas de café al día tenían un 10 por ciento menos de propensión a desarrollar depresión que aquellos que no lo tomaban. “Nuestra investigación sugiere que recortar o el consumo de bebidas endulzadas en la dieta o su sustitución por el café sin azúcar, naturalmente, puede ayudar a reducir el riesgo de depresión”, resaltó Chen.

Las personas que viven preocupadas son más propensas a desarrollar un trastorno por estrés postraumático.

Las personas que se preocupan constantemente están en mayor riesgo de desarrollar los síntomas del trastorno por estrés postraumático (TEPT), según un estudio reciente. Muchas personas experimentan eventos traumáticos (como ser testigos de violencia, sufrir un asalto o la muerte de un ser querido), pero solo unas cuantas desarrollan TEPT, anotó la autora del estudio Naomi Breslau, profesora de epidemiología de la Universidad Estatal de Michigan. Según este trabajo, las personas que son ansiosas habitualmente son más vulnerables. “Se trata de un factor de riesgo importante”, señaló Breslau.

El estudio incluyó a 1007 personas que respondieron a preguntas que buscaban evaluar su nivel de neuroticismo, que se caracteriza por ansiedad crónica, depresión y una tendencia a reaccionar de forma exagerada a los desafíos y decepciones de la vida diaria.

Durante los diez años de seguimiento, la mitad de los participantes experimentaron un evento traumático. Las personas con niveles más altos de neuroticismo al inicio del estudio eran más propensas a estar entre el 5 por ciento que desarrollaron TEPT.

Breslau señaló que “ha habido estudios sobre el neuroticismo y el TEPT, pero todos han sido retrospectivos”, en otras palabras, observaban el pasado. Este estudio evaluó las personalidades de los participantes antes de sus experiencias traumáticas. “En un estudio retrospectivo, nunca estamos seguros del orden de las cosas. Este estudio determina un orden temporal claro”, lo que hace que los hallazgos sean muy convincentes, señaló.

Aunque no se puede hacer mucho por prevenir el TEPT, estos hallazgos podrían ayudar a los médicos a identificar a las personas en el mayor riesgo, y a responder de forma adecuada cuando experimentan un evento traumático, comentó Breslau.

Para acceder al texto completo consulte las características de suscripción de la fuente original: journals.cambridge.org/action/displayJournal?jid=PSM

Fuente: http://www.psiquiatria.com